Memes del Guajo

53) Las mismas mentiras

Benemérito

¿Qué trajo la reforma en comunicación durante el sexenio de Salinas? Al animal más rico del mundo, el servicio telefónico más caro del mundo, la trasferencia de miles de millones del erario hacia engendros empresariales multimillonarios, y otros 20 millones más de mexicanos hundidos en la pobreza extrema. Y todavía no se les quita el hambre a los infelices.

Tanta estupidez ya pesa
En esta vida tan cerda,
Donde abunda la riqueza
Es porque allí hay mucha mierda.

Coito circuito

… soy loco, con todo el derecho de serlo: Fernando Pessoa.

El gobierno condena por traición a quienes piensan de manera diferente, mejor dicho, a quienes piensan: Juan Manuel Roca.

¿Cuál es la única cura contra la caspa y la calvicie? La guillotina (Raymundo Trejo).

¿Porqué los periodistas (muchos, no todos), a pesar de su miserable origen apoyan a Peña Nieto y a su rabiosa política económica? Por hambre. Venden la sangre de sus hermanos por un peso.

Del palo ha de ser la cuña
Y el animal de su hato,
Tan filosos con su uñas
Y con el seso bien chato.

Lujuria

… recuperar el sentido más alto de la política, que los haría hombres de Estado y no mercenarios del poder: Carlos Noriega Félix, La Jornada.

“Que nuestros legisladores que exaltan a Belisario Domínguez y otorgan una medalla en su nombre, sigan su ejemplo y salven su propia dignidad y la del Congreso del que forman parte”: Bernardo Bátiz.

Los dolores se hacen viejos, la espina clavada se vas disolviendo en el cuerpo y queda sólo una tristeza perpetua: Federico Álvarez.

Ya ni una esperanza tengo
Porque esto no va a acabar,
Y solito voy y vengo
Como las olas del mar.

orgasmo-femenino--644x362

Aquel poeta suplía su incompetencia en la producción de plusvalía con una artera destreza para estimular las descargas de dopamina.

Pienso en el gasto obsceno de la mayoría de los servidores públicos y no puedo evitar un ramalazo de cólera, pues al robo hay que sumar la ineptitud, la holgazanería y la mentira: Verónica Murguía.

Crónica aguda: En un rincón de Tamaulipas ya hace mucho una escritora presentó su poemario. Quizá tenía algo de talento; en lo demás, no era ella muy afortunada. “Cuando escribo un poema me brota toda mi sensualidad”, expresó emocionada. “¿Qué quiso decir con eso?”, preguntó un vecino de butaca a otro. – Que se pone caliente…

Toditos los Presidentes
De balazo se hacen ricos,
Presumen de ser valientes
Pero se les frunce el chico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *