Memes del Guajo

172) Aventón

Amira-Gomez-Tueme-diputada

Me nace del corazón
Lanzar este horrible grito,
Despedazó a la nación
Por un cargo pasu hijito.

tirando baba

Aburrición

Existen varios tipos de aburrimiento: El Pasivo: alguien que baila y bosteza. Activo: aficionados al billar, ajedrez, dominó… (auto) Destructivo: Yúnior borracho que conduce a toda velocidad (o un proletas que riñe en una cantina). Terminal: Los viejos que no quieren morirse a pesar de no tener ya nada qué hacer en esta vida. Idea original: M. Kundera. Nota: Nada que ver con los viejecitos y los abuelos que tanto se quieren. Me refiero a LEA y demás parásitos tan vistos y tan longevos.

Del mismo Kundera es lo siguiente:

“La desnudez absoluta de los huesos.”

“La muerte absoluta de la cremación.”

“Ambos, él y ella, llevaban instalada una pequeña y maloliente fábrica en el vientre. Los dos tienen un cuerpo en el que el alma ocupa muy poco espacio. ¿No deberían perdonárselo mutuamente?”

La vida no me sujeta
Ni el llanto ya me mitiga,
Aquí les traigo a una prieta
Paque les sirva de amiga.

Televisa, jodidos

La única alternativa que tendrían los precandidatos priistas perdedores sería irse con los otros partidos, pero perderían también las convicciones y principios tan inherentes a un priista.

Un huevo le dice a un Tomate:
-¿Qué vas a ser cuando seas grande?
-Un Tomatón, ¿ y tú?
El Huevo se puso a llorar.

En este mundo inmoral
Es tanta la falsedad,
Cuídate de un animal
Que te jure su lealtad.

moscas cogien

Elisa la maciza envía la siguiente aportación:

La madre superiora pide un “aventón” en la carretera. Se detiene una hermosa joven en un Ferrari.
-Lindo el auto hija, ¿le costó muy caro?
-Nada madre, un fin de semana con un árabe.
-¡Oh!
A los pocos minutos:
-Que bello abrigo de visión, ¿le costó muy caro?
-Nada madre, una noche de locura con un gerente.
-¡Oh!
A los pocos minutos:
-Que bello anillo de diamantes, ¿le costó muy caro?
-Nada madre, una chupada a mi jefe y listo.
-¡Oh!
Llegan al convento, se baja la madre y llama a una monja:
-Sor Ana, vaya inmediatamente a la catedral y le dice al señor Obispo que se meta la medallita en el c…

El llanto no me consuela
En mis pesares sin fin.
Cuando te hablo no me pelas
Y cargas tu matachín.

Gur Bay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *