Memes del Guajo

449) Ladrones

En lugar de hacer el ridículo debería pagar un sueldo normal a sus esclavos de Gas Gebla. Andan los pobres todos hambreados robando a lo bestia. Dan kilos de 200 gramos.

¿Epidemia o epizootia?

Pretender la gubernatura de Tamaulipas luego de cien cargos anodinos y rapaces, es demencial.

Político, con la pasión para trabajar por mi tierra; Tamaulipas y su gente… ECA. Esas gónadas sí que son hipertróficas. ¿Sabrá este ser la diferencia entre política, servilismo y traición?

Dios les dio los intestinos para fabricar desechos sólidos, no para venderlos al mejor postor.

Sección30

En el SNTE no hay nada oculto (finanzas). Rafael Méndez Salas… sólo las neuronas y uno que otro testículo. El gremio despedazado y este de colaborador con el verdugo.

Mamirocracia

La cosa se pone dura
Porque dura es esta vida,
Quiere la gubernatura
Pero está un poco aplaudida.

Un acreedor sorprende a su deudor comiéndose un guajolote:
– Increíble, le dice, que no me pague y tenga usted el valor de comerse un pavo en mi presencia.
-Si supiera usted por qué lo hago, tendría compasión de mí.
-¿Por qué se lo come?
– No tenía para mantenerlo.

Manos limpias por Queta Nates:
Dedicada a Calderón en mayo 2006
Mejor ahorita nos vamos
antes que ese güey se meta,
siempre trae limpias sus manos
nomás de tanta puñeta.

¿Porqué esa saña? ¿Qué les hacen estos simpáticos asesinos? Pura envidia por las nalguitas que cargan.

“Las fiestas son ataques de furor colectivo capaces de herir los oídos, de echar a perder el estómago, de martirizar el cerebro, de impedir el sueño y de multiplicar las enfermedades nerviosas.” G. Papini.

“En la mitología griega, en la cual el arquetipo central es el masculino, aparecen con frecuencia relaciones de tipo homosexual masculino. En la Edad Media tenemos un fenómeno contrario, el culto a la Virgen. Fue una tentativa prodigiosa de la Iglesia para feminizar al cristianismo”: O. Paz.

El editorialista Galván Ochoa pregunta por la salud mental de los presidentes (marzo del 2006).

Con botas o bien sin botas
según así lo recuerdo,
casi siempre han sido idiotas
pero nomás del cerebro.

Traseros asiáticos (fragmento)
Yu Hua, genial escritor chino.

Segunda de varias partes.
Los baños públicos de antes eran diferentes a los de ahora. En un baño actual ni con un periscopio pueden verse las nalgas de las mujeres. Pero con los baños públicos antiguos apenas un delgado cancel separaba la sección de los hombres de la de las mujeres. La letrina era un canal que atravesaba estas dos secciones. Se escuchaban con claridad los sonidos de las mujeres haciendo sus necesidades.
Esto lo seducía mucho, así que se inclinó por debajo del cancel para ver las nalgas. Se apoyó muy fuerte en el marco del cancel y se agachó con sumo esfuerzo del vientre y las piernas. Casi se le salían las lágrimas por la peste del canal. Los gusanos pasaban cerca de su cara. Pero nada le importaba. Parecía un nadador a punto de saltar en una competencia. Bajó aún más la cabeza y el cuerpo, así pudo ver la mayor parte de las nalgas… continuará, no se la pierda. La Jornada Semanal.

Sexo, pudor y llanto

Tu pedacito se alegra
Como desbocado potro,
Se me pone el alma negra
Pues se desboca con otro.

Poco días después de casados estalla la primera tormenta conyugal. “Quiero el divorcio, grita ella. Me voy a casa de mis padres”. El saca un billete de la bolsa. “Toma, para que viajes en primera”. Ella mira con desprecio el dinero y replica: “¿Sólo eso?, ¿y con qué me regreso?” 

GOD

Posted by TahseeNation on martes, 15 de diciembre de 2015

Fotografiar ‪prostitutas‬ me ayudó a encontrarme: Maya Goded.

Un tema particularmente difícil fue el de la sexualidad en las ‪mujeres‬ mayores: “A la gente no le gusta hablar de eso, no les gusta imaginar a sus abuelas con ‪relaciones sexuales‬”.
Una de ellas pensaba dedicarse sólo unos años al oficio (de prostituta), hasta que sus hijos crecieran y pudieran valerse por sí mismos. El tiempo le ganó. Hoy no puede dejar ese ‪trabajo‬, no sabe hacer otra cosa. Además dice que si lo hiciera extrañaría a sus clientes (La Jornada).

Gur bay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *