Memes del Guajo

488) Miseria

Hasta el hocico se escalda
De soportar atrofiados,
Aunque esté bien desnalgado
Salió más culo que espalda.

Aunque quiera no te dejo
Pues nada yo soy sin ti.
Crees que me haces pendejo
…y yo también creo que sí.

Alma @AyAlmaAlicia: En el OXXO hay una promoción de dos hot-dogs por $22 pesos, no entiendo a esa gente que dice que vivimos en un país sin oportunidades.

El filósofo en el poder termina casi siempre en el patíbulo o como tirano coronado. Los que mueren antes, como Lenin, tampoco se escapan: los embalsaman y los trasforman en fetiches. O. Paz.

No les bajo las estrellas
Ni los saco en una foto,
Hoy tan sólo les prometo
Aventarles uno que otro.

Ayer te mandé una carta
Y te digo que te dejo,
Todo aquel que es muy p…
Donde quiera se lo ensartan.

En un momento o en otro, como Don Quijote y Sancho con la Iglesia, el intelectual tropieza con el poder. Entonces el intelectual descubre que su verdadera misión política es la crítica del poder y de los poderosos: Octavio Paz.

Se rascaba intensamente los labios vulvares mientras su marido masacraba a más de cien mil mexicanos. Nalgarita Zavala

La derrota salvó a Vasconcelos. Si triunfa, habría acabado mal… aunque de todos modos, acabó mal. Lástima: Paz.

Por eso yo nunca grito
Pues luego me quedo ronco,
Me dijo que era quintito
Y la tenían hasta el tronco.

El intelectual, ante todo y sobre todo, debe cumplir con su tarea: escribir, investigar, pensar, pintar, construir, enseñar. La crítica es inseparable del quehacer intelectual: Paz.

La Corrupción mata. Estos infelices son corruptos. Con todo el derecho del Mundo puedes gritarles: ¡Asesinos!… Luego córrele por que te cojen sus guaruras.

Regálame una mirada, aunque lo tengas bien ciego…
Me embelesas con tus Besos y me enculas con el…

Para los que se van:

Algún día se va la vida
No le hace que tengas fuero,
Le hallaron profunda herida
Donde se le achica el cuero.

Giovani Papinni

Salgo de un restaurante de lujo. ¡Horrible! Nada más repugnante que todas aquellas bocas que se abren, que aquellos millares de dientes que mastican. Los ojos atentos, ávidos, brillantes; las mandíbulas que se contraen y se mueven. La existencia de los comedores públicos es la prueba de que el hombre no ha salido todavía de la fase animalesca. Esta falta de vergüenza, hasta en aquellos que se creen nobles, refinados, espirituales, me espanta.

Gur bay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *