Memes del Guajo

492) Surrealismo

Cuando te alejas de mí
De hocico voy contra el suelo,
Hasta me salieron pelos
De tantas que me tejí.

¿Paranoia? ¿Un infame complot para crear generaciones de idiotas sonrientes, sin opinión y manipulables? – Jorge Moch, La Jornada.

Jacobo-Zabludovsky-y-dali

De ninguna manera volveré a México. No soporto estar en un país más surrealista que mis pinturas – Salvador Dalí.

Si gobiernan los estultos el oficio de más riesgo es vivir: Rosa la Gorda.

Yo le pregunté a la Palma
Si acaso aprendió su nombre,
Con Poder se sienten hombres
…se les emputece el Alma.

Quítense de tanta pena
Y olviden ya los apuros,
Les traigo aquí a una morena
Con el corazón muy duro.

page

Madre sin hijos. Hijos sin madre.

Narra Borges en sus Letras Escandinavas que en el siglo XII vivió un rey normando a quien llamaban Guillermo el bastardo. El adjetivo en cuestión aplicado a un rey puede ser correcto, ¿pero a un niño? Bastardo es el padre irresponsable y estúpido que lo engendró. Bastardo y espurio son sinónimos.

Dostoievski

Tenía siempre que ahogar, aplastar, arrebatar, privar de un derecho; en una palabra, poner orden. Nada le importaba que sus vejaciones pudieran causar rebeliones, para esos delitos había sus castigos correspondientes. Atenerse a la aplicación absoluta de la ley, y se acabó: La Casa de los Muertos.

beneficencia o caridad, me repugna ese afán santurrón de los ricos por dar aunque sea unos pescuezos de pollo a los que no tiene qué comer, en vez de exigir que el Estado cumpla con sus responsabilidades en materia de alimentación, salud, trabajo, vivienda y educación (Pedro Miguel, La Jornada).

Me rompí de un solo tajo
Y me devoran los celos,
Me arranqué todos los pelos
Que nos salen allá abajo.

Qué bonitos son los hombres
No se les puede negar,
Aunque ya estén bien tirados
Se vuelven a levantar.

Dijiste “no te impacientes
espérame allí sentado”,
yo me quedé bien confiado
y te fuiste de caliente.

Júbilo

Lugo de jubilarme fui a las oficinas a tramitar el documento. La que me atendió solicitó mi ‪identidad‬ para verificar la edad. Busqué; lo había dejado en casa.
Dijo que tendría que ir a buscarlo y volver más tarde. Resignado, Cuando me iba, me dijo: “Espere, desabotónese la camisa.” Obedecí, dejando expuestos mis pelos crespos y plateados.
– Eso es prueba suficiente, dijo, y procesó mi ‪‎jubilación‬. Cuando llegué a casa, entusiasmado, le conté a mi mujer. Ella dijo:
– ¿Por qué no te bajaste los pantalones? Podrías conseguir una ‪‎invalidez‬ permanente.

Gur bay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *