Memes del Guajo

579) Euforia

Diputados Federales, PRI, Tamaulipas.

Si rescatan un gramo de honestidad y obedecen la voluntad popular, se irán mucho a Ch.

Bono millonario

Sólo por pedorrear la curul.
Maldita sea esa raza
Aunque digan que me arde.
Ya se van para sus casas
Y de allí a Ch su M

Hago todo lo que mandes
Y los abrojos te quito,
Desde que te fuiste en grande
No me prestas el chiquito.

Jamás le digas a tu chica “Tas bien güena”; es una mujer, no una garnacha ni una torta de pierna.

Egidio Torre Cantú, ex Gobernador

Ai viene el ojo de vidrio
Gritaban en un retrete,
A este le dicen “Ojidio”
Porque salió bien OGT.

CDV. La primer necesidad de todo ser vivo es respirar. Las planchas de cemento no producen oxígeno. Oscar Almaraz Smer es sólo un siervo, una mascota.

Egidio Torre Cantú and ratas corporations.

CocaCola como Pepsi
Tan solo son aguas puercas,
Ella se siente muy sexys
Y tiene las patas chuecas.

Debió ponerse un pantalón ortopédico.

Mi letra nunca fue tierna
Según así lo contaron.
Tiene muy buenas sus piernas
Pues nunca se le quebraron.

Romero Deschamps Pemex

Es un bato muy culero
Por eso nadie lo quiere,
Dicen que se va a morir
Pero nada que se muere.

Aviso que la fiesta de Reyes será suspendida porque el niño Dios lo recogió el DIF por presentar extrema pobreza , el burro fue vendido para pagar el predial en enero, la vaca fue sacrificada para la cena de Navidad, los reyes magos los secuestraron los del cartel del Golfo y a la Virgen María le tocó trabajar, a José le decomisaron la madera los de la SEMARNAT y al buey lo tenemos de presidente … Gracias por su colaboración

This is awesome !!!!!

Posted by King Keraun on Monday, November 6, 2017

El Amor florece por doquier.
A producir barbacoa y menudo cabrones.

*A ESTO LE LLAMO TENER UN GRAN Y BUEN LÉXICO* Una cena ofrecida por una vinícola de prestigio asistió una elegante dama de sociedad, la recibió uno de los socios y enólogo de la empresa, el cual le pregunta a la dama qué prefiere: Un Jerez o un Tequila ? Jerez repuso ella, y añadió: “lo considero la máxima apoteosis de los vinos, su exquisito espíritu enaltece y exalta el corazón humano, y pone en él lo sublime que sólo la fina pluma de un poeta alcanzaría a escribir”. Luego añadió: “el ambarino tono y la aromática fragancia del Jerez, magnifican el alma y llevan a quien lo bebe, a las excelsas cumbres del pensar y del sentir”. “En cambio con el Tequila me pongo peda y en chinga aflojo las nalgas”…
Enviado x M A Vázquez

Gamboa Patrón Senador PRI

Ya se le perdió la pista
Y el seso nunca le late,
Se siente un estadista
Y es un pinche mayate.

Cuento lacrimógeno.

En una fiesta organizada en una escuela de niños con capacidades especiales, el padre de un estudiante pronunció un emotivo discurso que nunca será olvidado por las personas que lo escucharon.

Después de felicitar a la escuela y a todos los que trabajan en ella, este padre hizo el siguiente razonamiento: -“Cuando no hay agentes externos que interfieran con la naturaleza, el orden natural de las cosas alcanza la perfección”.

-Pero mi hijo, Herbert, no puede aprender como otros niños lo hacen.

-No puede entender las cosas como otros niños. ¿Dónde está el orden natural de las cosas en mi hijo?

La audiencia quedó impactada por la pregunta.

El padre del niño continuó diciendo: ‘Yo creo que cuando un niño como Herbert, física y mentalmente discapacitado, viene al mundo, una oportunidad de ver la naturaleza humana se presenta, y se manifiesta en la forma en la que otras personas tratan a ese niño’.

Entonces contó que un día caminaba con su hijo Herbert cerca de un parque donde algunos niños jugaban baseball. Herbert le preguntó a su padre:
-‘¿Papá, tu crees que me dejen jugar?’

Su padre sabía que a la mayoría de los niños no les gustaría que alguien como Herbert jugara en su equipo, pero el padre también entendió que si le permitían jugar a su hijo, le darían un sentido de pertenencia muy necesario y la confianza de ser aceptado por otros a pesar de sus habilidades especiales.

El padre de Herbert se acercó a uno de los niños que estaban jugando y le preguntó (sin esperar mucho) si Herbert podría jugar.

El niño miró alrededor por alguien que lo aconsejara y le dijo: Estamos perdiendo por seis carreras y el juego esta en la octava entrada. Supongo que puede unirse a nuestro equipo y trataremos de ponerlo al bate en la novena entrada’.

Herbert se desplazó con dificultad hasta la banca y con una amplia sonrisa, se puso la camiseta del equipo mientras su padre lo contemplaba con lágrimas en los ojos por la emoción.

Mientras Herbert se sentaba entre el grupo de los que esperaban su posibilidad de jugar, su padre lo contemplaba. Los otros chicos notaron algo muy evidente: la felicidad del padre cuando su hijo era aceptado.

Al final de la octava entrada, el equipo de Herbert logró anotar algunas carreras pero aún estaban detrás en el marcador por tres.

Al inicio de la novena entrada, Herbert se puso un guante y jugó en el jardín derecho.

Aunque ninguna pelota llegó a Herbert, estaba obviamente extasiado solo por estar en el juego y en el campo, sonriendo de oreja a oreja mientras su padre lo animaba desde las graderías.

Al final de la novena entrada, el equipo de Herbert anotó de nuevo. Ahora con dos ‘outs’ y las bases llenas la carrera para obtener el triunfo era una posibilidad y Herbert era el siguiente en batear.

Con esta oportunidad, ¿dejarían a Herbert batear y renunciar a la posibilidad de ganar el juego? Sorprendentemente, Herbert estaba al bate.

Todos sabían que un solo ‘hit’ era imposible por que Herbert no sabía ni como agarrar el bate correctamente, mucho menos pegarle a la bola.

Sin embargo, mientras Herbert se paraba sobre la base, el ‘pitcher’, reconoció que el otro equipo estaba dispuesto a perder para brindarle a Herbert un gran momento en su vida, se movió unos pasos al frente y tiró la bola muy suavemente para que Herbert pudiera al menos hacer contacto con ella.

El primer tiro llegó y Herbert abanicó torpemente y falló.

El ‘pitcher’ de nuevo se adelantó unos pasos para tirar la bola suavemente hacia el bateador.

Esta vez Herbert abanicó y golpeó la bola tan suavemente que ésta cayó justo enfrente del ‘pitcher’.

El juego podría haber terminado. El ‘pitcher’ podria haber recogido la bola y haberla tirado a primera base.

Herbert hubiera quedado fuera y habría sido el final del juego. Pero, el ‘pitcher’ tiró la bola muy alto sobre la cabeza del niño en primera base, fuera del alcance del resto de sus compañeros de equipo.

Todos los espectadores en las graderías y los jugadores de ambos equipos empezaron a gritar ‘Herbert corre a primera base, corre a primera’ nunca en su vida Herbert había corrido esa distancia, pero logró llegar a primera base. Corrió justo sobre la línea, con los ojos muy abiertos y sobresaltado.

Todos gritaban, ‘¡Corre a segunda, corre a segunda!’. Herbert, recobrando el aliento, corrió con dificultad hacia la segunda base.

Para el momento en que Herbert llegó a segunda base el niño del jardín derecho tenia la bola. Era el niño más pequeño en el equipo y sabia que tenia la oportunidad de ser el héroe del día. Sólo tendría que tirar la bola a segunda base, pero había entendido las intenciones del ‘pitcher’ y la tiró demasiado alto, por encima de la cabeza del niño en tercera base.

Herbert corrió a tercera base mientras que los corredores delante de el hicieron un circulo alrededor del ‘home’.

Cuando Herbert llegó a tercera, los niños de ambos equipos, y los espectadores, todos, estaban de pie gritando ‘¡corre a ‘home’! corre’.
Herbert corrió al ‘home’, se paró en la base con sus brazos en alto, rebosando felicidad, giró la cabeza mirando a su padre… mientras (cosa extraña) los jugadores de ambos equipos lo vitoreaban y abrazaban como el héroe que bateó el ‘grand slam’ y ganó el juego para su equipo. ‘Ese día’, dijo el padre con lágrimas bajando por su rostro, ‘los niños de ambos equipos se confabularon dándole a este mundo una muestra de verdadero amor y humanismo’.

Herbert no sobrevivió otro verano. Murió ese invierno, sin olvidar nunca haber sido el héroe y haber hecho a su padre muy feliz, haber llegado a casa y ver a su madre llorando de felicidad y ¡abrazando a su héroe del día!

Gente descomunal y soberbia
En tu cuerpo hallaron cupo,
No creas que lo inventé
Pues todo el mundo lo supo.

Cd. Victoria

Y todavía falta hartarme con la devastación del 17.

Al desaparecer Yarrington del escenario, el actual jefe edilicio (de Matamoros, Tamaulipas) se echó en el regazo de Baltasar Hinojosa Ochoa. Apostó todo a su candidatura. No le fue como esperaba: Balta fue despedazado por una negociación en la penumbra. J. A. Solorio.

Es un alma…un almacén de cuacha. Agustín Cartens, Banco de México.

Camacho Quiroz, PRI Diputados Homofobia

No le pegues al mamuco
Ni tampoco seas ojéis,
Y si no aprietas el cuco
De jodido te echan seis.

Gur bay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *